El proceso tendrá una duración aproximada de cinco semanas, y la cancha estará lista para el arranque de la liga MX